McConnell, un inesperado héroe mantiene vivos a los Sixers



El base reserva T.J. McConnell, recibió una titularidad sorpresa y la aprovechó para convertirse en la gran figura de los Sixers a los que aportó 19 puntos, siete rebotes y cinco asistencias que les ayudaron a ganar 103-92 a los Celtics en el cuarto partido de la eliminatoria de semifinales de la Conferencia Este.

La victoria permitió a los Sixers evitar la derrota y la eliminación de la serie que disputan al mejor de siete y ahora la competición se traslada a TD Garden de Boston, donde el equipo local tiene ventaja de 3-1 y está a un triunfo de jugar la final de la Conferencia Este frente a los Cavaliers de Cleveland, que ya eliminaron a los Raptors de Toronto con barrida de 4-0.

Los gritos de “¡TJ! ¡TJ!” se escuchaban con más fuerza cada que McConnell atacaba el aro para una canasta fácil con tiro en suspensión que permitió a los Sixers o metía un triple para construir una ventaja que abría a su equipo el camino de la victoria salvadora.

Mientras sus compañeros le tocaban la cabeza, lo felicitaban y sobre todo le daban las gracias por haberlos salvado de la eliminación, a un jugador, que alejado de todo el interés mediático que generan su compañeros como el pívot camerunés Joel Embiid y el base australiano, el novato Ben Simmons, y sin haber sido seleccionado en el sorteo universitario fue el mejor de todo.

Excompañero del base español Sergio Rodríguez durante la pasada temporada, McConnell aprendió del jugador canario en la agresividad de su juego de ataque y lo demostró en plenitud.

“Si veía un carril, lo tomaba. Si tenía un tiro abierto, intentaría hacerlo”, declaró McConnell al concluir el partido. “He tenido confianza en mi juego y los compañeros también me la han dado”.

Los Sixers aún enfrentan una descomunal tarea de cara al quinto partido del miércoles, dado que ningún equipo en la historia de la NBA ha ganado una serie después de colocarse en desventaja de 0-3.

McConnell impuso una marca personal en la aportación que hizo y mostró una buena combinación al lado de Simmons, en lo que fue apenas su segundo partido como titular en lo que va de la temporada.

Los aficionados de los Sixers corearon las iniciales de su nombre cada vez que tocó el balón en el cuarto final y demostró porque ha sido tan valioso a pesar de que jugadores de mayor renombre le han restado minutos de acción.

McConnell fue justo lo que el entrenador de los Sixers, Brett Brown, necesitaba en un encuentro crucial. “Puedo decir que el espíritu de los 76ers de Filadelfia permanece intacto”, destacó Brown. “Lo logramos gracias a la manera como McConnell respondió en el campo en todo momento”.

Los equipos de NBA que se han colocado abajo 0-3 en una serie de playoffs tienen marca de 0-129, y los Sixers podrían necesitar de más espíritu para completar la hazaña.

Junto a McConnell, el ala-pívot croata Dario Saric aportó 25 puntos, ocho rebotes y cuatro asistencias, que lo dejaron como el líder encestador de los Sixers. Mientras que Embiid y Simmons acabaron con sendos dobles-dobles que les permitió también ayudar al triunfo salvador de los Sixers.

Simmons logró 19 puntos, 13 rebotes y repartió cinco asistencias, además de recuperar dos balones con cuatro perdidos. Embiid llegó a los 15 tantos y también capturó 13 rebotes, dio dos asistencias y perdió dos balones.

El alero novato Jayson Tatum encabezó a los Celtics con 20 puntos y el ala-pívot Marcus Morris tuvo 17 como máximos encestadores de los Celtics, que están a un triunfo de las finales a pesar de tener las bajas de sus dos jugadores franquicia como son el base Kyrie Irving y el alero Gordon Hayward.

El pívot dominicano Al Horford esta vez no pudo ser factor ganador con los Celtics al aportar un doble-doble de 10 puntos y 10 rebotes en los 35 minutos que disputó.

Horford anotó 4 de 6 tiros de campo, falló un intento de triple, y acertó 2-2 desde la línea de personal, además de repartir tres asistencia, recuperó un balón, perdió cuatro, puso tres tapones y cometió una falta personal.

Los 76ers pasaron la segunda mitad en control absoluto en lo que pudo ser su último partido como locales de la temporada.

El enmascarado Embiid aún sigue en la pelea, provocando a todos los jugadores de los Celtic que tenía a su alcance. Intercambió palabras con Morris en el tercer periodo y el alero de los Celtics le mostró un “3-0” con sus manos. Poco después, McConnell metió un triple para una ventaja de 14 puntos que haría obsoleto ese gesto.

Los cánticos de “¡TJ!” pronto hicieron eco en todo el Wells Fargo Center porque los Sixers se habían salvado y todo gracias a un reserva sin proyección mediática, pero que para nada le bloqueó la presión como le había sucedido a Simmons, la estrella del equipo.



Source link

Loading...

Leave a Comment