La Casa del Presidente, primer 5 estrellas de Ávila


La antigua residencia de vacaciones del que fuera presidente del Gobierno entre 1976 y 1981, Adolfo Suárez, fallecido en 2014, se ha convertido en el primer hotel de 5 estrellas en Ávila. Se trata del palacio adosado a la parte interior del lienzo sur de la Muralla de Ávila, que ahora ha pasado a formar parte del grupo Fontecruz Hoteles, que cuenta en la actualidad con otro establecimiento en Ávila, así como hoteles en Sevilla, Toledo y Lisboa. El edificio se ha transformado en un hotel boutique con 10 habitaciones.

Bajo el nombre de ‘La casa del presidente’, este hotel de Ávila es “el proyecto más especial” para Fontecruz, según ha explicado el presidente del grupo, Diego Ortega, quien ha señalado que este palacio “transmite la sensación de casa”.

Especialmente para él, ya que su familia adquirió este inmueble a finales de la década de 1990, para convertirlo en vivienda, antes de decidir transformarlo ahora en un hotel boutique, el primero de cinco estrellas de esta ciudad tan vinculada a la figura de Adolfo Suarez.

De hecho, además de haber pasado una parte de su infancia y juventud en Ávila, desde 2014 sus restos mortales reposan junto a los de su esposa, Amparo Illana, en el claustro de la Catedral de Ávila, no demasiado lejos de este establecimiento que mantiene la estructura del edificio original.

Un edificio de grandes dimensiones y que cuenta con la particularidad de ser el único que cuenta con piscina exterior dentro del casco histórico de esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Construido en la década de los setenta, este palacio ubicado en el número 1 de la histórica Calle Telares de Ávila, a escasos metros de la Casa Natal de Santa Teresa, fue durante cerca de dos décadas el lugar en el que la familia Suárez se refugiaba durante esa etapa de la Transición en las épocas vacacionales.

Tras recordar este lugar como su “casa durante los últimos veinte años”, Diego Ortega se muestra orgulloso de haber puesto en marcha un proyecto “tan especial” hace dos semanas, dando un paso más en su apuesta por la “calidad”.

Sin embargo, en este caso, la singularidad también reside en el hecho de haber sido “la casa del presidente”, tal y como señala su nombre, conservando además de la estructura original, el despacho de Adolfo Suárez “prácticamente intacto”.

Un despacho que se encuentra actualmente en el lugar que ahora ocupa la recepción, donde cuelgan cinco fotos del presidente del Gobierno.

Con tres plantas, este hotel de formato boutique cuenta con un total de diez habitaciones, de las cuales dos son de lujo, cinco júnior Suites y las tres restantes suites. Todas ellas han sido ‘bautizadas’ con nombres que reflejan valores sobre los que, a juicio de la propiedad, se asentó la figura de Adolfo Suárez como “Vida”; “Amor”; “Alegría”; “Libertad”; “Paz”; “Coraje”; “Diálogo” y “Felicidad”. El resultado de este proyecto es fruto de la reforma realizada por el arquitecto Gustavo Vázquez y el estudio de interiorismo Ángel Studio y Late Motiv.



Source link

Loading...

Leave a Comment