El huracán San Zenón que devasto la capital hace 87 años

El 3 septiembre del 1930, hace 87 años, cuando el Rafael Leonidas Trujillo llevaba apenas dos semanas en el poder, el país sufrió los efectos del más devastador de los huracanes de la época, que fue el ciclón San Zenón. El huracán no fue tan intenso en la velocidad de los vientos como David que tocó territorio dominicano el 31 de agosto 1979, y Georges, el 28 de septiembre de 1998, pero la secuela de muertos y heridos fue mucho mayor.

Se estima en más de cuatro mil los muertos y 20 mil heridos, mientras los damnificados nunca fueron cuantificados, lo que se atribuye a que la trayectoria del huracán fue por el mismo centro de la ciudad de Santo Domingo. Hay que tomar en cuenta que la mayoría de las casas de la época eran de tablas de palma, y madera y techadas de zinc, cuyas hojas se desprendían por la fortaleza de los vientos.

el-huracan-san-zenon-que-devasto-la-capital-hace-87-anos

Su movimiento en el Caribe Oriental

La presencia en el norte del Caribe oriental era evidente, para los días 2 y 3 de septiembre, se considera su paso a unas 80 kilómetros (50 millas) al sur de Ponce con fuertes oleajes entre Humacao y Mayagüez y presiones que oscilaron entre 1001 y 1007 milibares (751.5 y 755.5 milímetros), estimándose un pequeño diámetro de apenas 48 kilómetros (30 millas).

Las informaciones que llegaron del exterior resultaron en cierto modo confusas y contradictorias, especialmente un cable de San Juan, Puerto Rico que señalaba una posición al sur de la isla para el día primero a unos 240 kilómetros (150 millas), lo que implicaba una alta velocidad de traslación, dando por resultado un pronóstico de su trayectoria al sur de la isla Española.

El padre Gutiérrez Lanza, Director del Observatorio de Belén en la Habana, Cuba, señalaba en su boletín del día 2 de septiembre que “ el huracán San Zenón avanza sobre Santo Domingo”, sin embargo, la presión
atmosférica no reflejaba cambios, se producían algunas lluvias y en la noche comenzaron oleajes fuertes y rompientes que subían hasta el malecón.

La Pan American Airway, Inc., suspendió los vuelos que venian desde San Juan de Puerto Rico y de Miami. En la noche del día 2, una muchedumbre se aglomeraba en el malecón a ver el rompimiento de las olas, las precipitaciones y la intensidad de las ráfagas se sintieron durante la tarde cuando pasada la banda exterior precursora del huracán, en la noche se despejaba el cielo y la velocidad del viento disminuía, el  huracán se preparaba para el ataque despiadado a la ciudad de Santo Domingo.

El Observatorio de Puerto Rico con la creencia de que el disturbio había pasado al sur de Puerto Rico, despachó el vapor Coamo para Santo Domingo a las 3:00 de la tarde del día 2, llegando frente al puerto de Santo Domingo a las 9:00 de la mañana del día 3, cuando se sentían vientos fuertes del norte noreste. Vamos a ver su experiencia.

La experiencia del COAMO

El ciclón tropical con intensidad del huracán San Zenón se movió en el Caribe en dirección oeste noroeste con una velocidad de traslación disminuyendo hasta menos de 13 kilómetros por hora después de pasar al sur de Puerto Rico. Durante esta parte de su trayectoria encontró el vapor COAMO toda la furia de la tormenta en su viaje desde San Juan, Puerto Rico a la ciudad de Santo Domingo, para las 11:00 PM, del día 2 (según Benjamín Perry) el barco se encontraba 8 kilómetros (5 millas) al sur de la isla Saona, viajando hacia el oeste, encontrando en esos momentos ráfagas moderadas del noreste y mar tormentoso.

Entrada a la República Dominicana

Los mensajes recibidos en la República Dominicana, como señalamos anteriormente, durante los días lunes y martes mostraban cierta discrepancia, que pudo influir en la credibilidad pública, el primer mensaje del lunes procedente de Washington indicaba la formación de un ciclón al noreste de Martinica, en la noche, Puerto Rico señalaba que el centro pasaba a unos 240 kilómetros al sur (150 millas), con dirección oeste, mas adelante señalaba que los barcos al sur de Santo Domingo debían tomar precauciones cerca de la latitud 15 norte y al oeste de 73  oeste, es decir que el mayor peligro estaba sobre el mar Caribe y mas allá de la isla.

Otro mensaje recibido de Washington indicaba que el lunes el ciclón se encontraba al sur de Puerto Rico en la latitud 16 norte y el martes al sur de Haiti y no se esperaba que tocara tierra hasta Jamaica. Se consideraba que podría afectar la isla Beata, la península de Barahona, el sur de Haiti y Jamaica.

A pesar de todo esto, la Oficina Meteorológica de Santo Domingo señalaba el martes que el ciclón se encontraba al sureste de la ciudad y que pasaría al sur de Santo Domingo a unos 160 kilómetros (100 millas) de distancia. Aduana que era la autoridad portuaria, la Policía Municipal y el Cuerpo de Bomberos tomaron medidas para hacerle frente al disturbio, por ejemplo, se canceló la salida de los barcos y trataron de controlar, cientos de curiosos que en la noche del día 2 se aglomeraron en el
malecón para ver las enormes rompientes.

En la madrugada del día 3 de septiembre, el huracán San Zenón se estimaba al sur de la isla Saona a unos 40 kilómetros (25 millas). Los barcos Coamo, Catherine y Antillas no lograron permanecer en puerto o entrar, sufriendo los dos primeros graves daños. El Coamo estaba en el Placer de los Estudios próximo al mediodía cuando se decidió regresar hacia el este, justamente en la trayectoria del huracán San Zenón  y ya conocemos sus experiencias.

Después del mediodía los vientos comenzaron a aumentar constantemente sobre la ciudad de Santo Domingo, manteniéndose del norte noreste, un indicador de que se encontraba al sureste y que se movía hacia la ciudad, además, los oleajes aumentaban constantemente. La lluvia se hacia horizontal y el agua era salada y negrusca. En la población no había cultura de prevención y las familias no tomaron medidas para proteger sus bienes dentro de sus casas y muchos tuvieron que buscar asilo en casas vecinas en medio de la mayor actividad del ciclón. La lluvia no paró en toda la noche, convirtiéndose
en una lluvia débil continua durante todo el día 4.

Impacto del huracán San Zenón

El despertar del día 4 fue algo traumático para los habitantes de la ciudad de Santo Domingo que no creyeron en la llegada del ciclón y no hicieron caso a los partes meteorológicos nacionales. Los barrios mas castigados fueron Villa Duarte y Villa Francisca, en ciudad Nueva algunos muertos y en Gazcue no hubo muertes.

Del manicomio del hoy Hospital Padre Billini, se sacaban cadáveres de sus escombros, perros hambrientos cruzaban por las calles de los barrios mas castigados con parte de  cuerpos humanos, una gran cantidad de cadáveres y heridos se encontraban entre los escombros, otros que se protegieron en un aljibe encontraron la muerte por las torrenciales lluvias que lo rebosaron, todos murieron, el aljibe fue sellado con una plancha de acero y luego una capa de cemento.

La primera parte del ciclón sorprendió a mucha gente en todas partes, y también a los que se divertían en bares y cafetines de la zona del Timbeque al final de la calle Barahona, donde se habla de planchas de zinc cortando brazos y cabezas. Hoy después de 87 años mantenemos la tradición de ir a bares en momentos críticos del acercamiento de los huracanes como ha sucedido con los huracanes Georges y Jeanne en la zona oriental del país.

Para esa época, la ciudad de Santo Domingo contaba con unos 70,000 habitantes. En algunos barrios y sectores residenciales que fueron destruidos, el huracán San Zenón dejó un balance (según trabajo del Ing. Juan Ulises Garcia Bonnelly) de 20,000 heridos, 4,000 muertos y 25 millones de pesos en perdidas, (Cambiaso 4000 muertos, 50 millones en perdidas y 15,000 heridos) catástrofe producida en unas pocas horas de azote a la ciudad por el huracán.

Según autoridades sanitarias meses después, se elevaban a 8,000 muertos y 20,000 heridos. Los muertos fueron enterrados en la Plaza de la Colombina. La ciudad se quedo sin luz, sin agua, sin
periodicos y sin alimrentos.

El entonces Presidente Trujillo, recién instalado, personalmente se ocupo de la atención de los damnificados. Reparados los equipos de radiotelegrafia se informó al exterior llegando ayudas de Cuba, Puerto Rico EUA, Holanda e Inglaterra, se estableció un Plan de Reconstrucción Nacional y la Ley de Construcciones para hacer las nuevas edificaciones más resistentes a los ciclones tropicales.

La parte final de su trayectoria

Al dejar la esquina noroeste de Haiti el día 4, ya debilitado en su intensidad, se movió hacia el oeste y oeste-noroeste casi la magnitud entera de la isla de Cuba, pasando al Golfo de México el día 6. No se reportaron daños en Cuba.

En la mañana del día 7 el disturbio había recurvado hacia el norte y el 8 hacia el noreste alcanzando su centro las costas de la Florida cerca de Tampa el día 9, alrededor de las 4 AM. Durante los próximos dos días el disturbio se movió despacio sobre la Florida y paralelo a las costas de las Carolinas.

Ninguna evidencia de intensificación fue encontrada hasta el día 12 cuando un barco, el Magmeric, reportaba una presión de 28.89 pulgadas (978.3 milibares) con vientos 12 de la escala de Beaufort. La tormenta había adquirido intensidad de huracán San Zenón nuevamente 9 días después de su paso sobre la ciudad de Santo Domingo. Para las 8 PM. del día 12 el centro estaba al sur de Cabo Aterras, Carolina del Norte, EUA., en movimiento este noreste se registraron vientos de una velocidad de 60 millas por hora del norte.

Los días siguientes el huracán se movió mayormente hacia el este, su centro paso a corta distancia al norte de Horta, en las islas Azores el día 18, después del cual este huracán aparentemente se unió a una severa tormenta extra tropical que azotó Irlanda el día 19 de septiembre.

La historia de los huracanes siempre nos brindan lecciones que debemos aprender, el Ciclón de San Zenón o Huracán de Santo Domingo, después de 87 años es un buen ejemplo.

Loading...

Leave a Comment