El deporte como apuesta de diferenciación de los destinos


La apuesta por la desestacionalización se ha convertido en un claro objetivo de los destinos españoles, muy dependientes en su gran mayoría de la temporada de verano. Y, como parte de este propósito, las actividades deportivas constituyen una de las principales opciones, por las condiciones climáticas de nuestro país y las instalaciones que se han desarrollado, que favorecen la práctica de todo tipo de deportes durante todo el año.

El turismo deportivo es un producto de gran rentabilidad para los destinos. Los más de 10,6 millones de turistas extranjeros que practicaron algún deporte durante su estancia en España en 2017 generaron más de 112 millones de pernoctaciones y gastaron una media de 114 euros al día, 1.207 euros por persona, según la Encuesta de GastoTurístico (Egatur) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La mayoría de ellos se decantó por actividades de exterior, en especial senderismo y montañismo, con más de tres millones de aficionados, según estimaciones de Turespaña. Les siguieron los deportes náuticos, con más de 2,2 millones, y en tercer lugar el golf, con 1,2 millones.

Por otro lado, cada vez más ciudades organizan maratones populares, con una gran capacidad de atracción internacional en algunos casos y un notable impacto promocional y económico para el destino. Se calcula que algunos de los más conocidos, como el de Madrid, que atrae a más de 35.000 corredores de más de 120 país, genera 36 millones de euros, 30 de ellos atribuidos a los participantes extranjeros. Otro de los más seguidos, el de Valencia, genera unos 20 millones de euros en gasto turístico.

Sello de garantía

El incremento del número de aficionados al deporte aumenta también sus necesidades y exigencias en los alojamientos que utilizan y en los destinos que eligen. Surge así Sporttoury, un sello que se estableció hace más de un año para identificar a los establecimientos que cumplen con una serie de condiciones para facilitar la práctica del deporte y al que ahora se unen también los destinos, como explica Antonio José García, consejero delegado de la firma. Ésta fue creada por la Asociación del Deporte Español (ADESP), que agrupa a todas las federaciones deportivas españolas y está avalada por el Comité Olímpico Español y el Consejo Superior de Deportes.

En este tiempo se han auditado más de 60 establecimientos, 15 de los cuales ya han obtenido la distinción y otros se están adaptando para obtenerla en breve, explica. Respecto a los destinos, el proceso está todavía en una fase inicial por lo que ninguno de ellos ha recibido el sello hasta la fecha.

Pero, ¿qué requisitos han de reunir para obtener este reconocimiento? La auditoría de los hoteles se basa en las normas ISO internacionales y en las del Consejo Superior de Deportes, explica el directivo. Por un lado se valoran las instalaciones deportivas -nivel de diversificación, de conservación- y la adecuación del hotel a la práctica deportiva. Es decir, se tiene en cuenta si cuenta con espacios para acoger una charla técnica y acceso a servicios médicos.

Es importante también que en el minibar haya bebidas energéticas y productos saludables en el desayuno y que además este servicio esté disponible más temprano para quienes van a participar en una carrera; así como un late check-out o detalles como imperdibles en el baño para ajustar los dorsales.

Políticas favorables al deporte

Respecto al destino, además de contar con alojamientos adecuados para los deportistas, se estudia si las políticas públicas incluyen medidas favorables a la práctica del deporte, el presupuesto que se le dedica, los eventos que se organizan y si las instalaciones públicas son accesibles para el turista. Es decir, “se trata de evaluar en qué medida se le facilita al turista la práctica del deporte en el destino”, señala Antonio José García.

Asimismo, se audita el evento que se desarrolla en un enclave concreto, teniendo en cuenta hasta un total de 60 parámetros, de carácter medioambiental, económico o de impacto turístico –pernoctaciones, gasto medio…-. Se analiza así la categoría del evento, el número de participantes, los socios que lo apoyan, la gestión de los residuos generados, el coste para el organizador o el retorno para la zona.

Internacionalizar la marca

Según explica el CEO de Sporttoury, la idea surgió por una necesidad detectada en el mercado y un año después cuenta con un gran reconocimiento e incluso han recibido peticiones para establecer el sello en otros países. “No existe ninguna marca de garantía de turismo deportivo en ningún otro mercado y quieren el modelo español, por ser España un referente en turismo”, añade. Por tanto, “estamos terminando de asentarnos en España y empezando a poner un pie en el extranjero. Es probable que a lo largo de este año podamos empezar a colaborar”.

Este reportaje forma parte de los contenidos de la revista HOSTELTUR de mayo.



Source link

Loading...

Leave a Comment