El Caribe mira al cielo: llegan los huracanes de 2018


La región del Caribe cruza los dedos ante el inicio de la temporada de huracanes 2018, con el recuerdo reciente aún de los terribles daños que el año pasado causaron María e Irma en destinos como Puerto Rico, República Dominicana, Cuba o Florida. Según las previsiones de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA), la temporada de huracanes en el Atlántico, que comienza oficialmente el 1 de junio, podría tener una actividad “cerca” o “por encima” del promedio, con entre 5 y 9 huracanes.

Tales fueron los daños de 2017, que los países afectados por los huracanes en el Caribe tardarán “al menos” varias décadas en recuperar su desarrollo, según la ONU.

Y según un informe del World Travel & Tourism Council (WTTC), la temporada de huracanes de 2017 en el Caribe generará pérdidas por valor de 3.000 millones de dólares a lo largo de cuatro años.

Previsiones

Según NOAA, este año podríamos ver de 10 a 16 tormentas tropicales en el Atlántico y el mar Caribe.

En una temporada considerada normal, se forma una media de 12 tormentas tropicales, de las que 6 se convierten en huracanes y 3 de ellos alcanzan categorías superiores (a partir de 3 en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, con vientos de más de 178 kilómetros por hora).

Según NOAA, la probabilidad de que esta temporada sea “cerca de lo normal” es del 40% y “por encima de lo normal”, del 35%.

Sólo existe un 25% de probabilidades de que la temporada de huracanes sea “por debajo de lo normal”.

Sin efecto “El niño”

Hasta 2016 el principal elemento responsable de una actividad ciclónica por debajo de lo normal en el Atlántico ha sido “El Niño”, muy presente en el Pacífico, que inhibe la formación de huracanes en el Atlántico.

Con “El Niño” se produce un aumento de la acción de los vientos cortantes en las capas superiores en el Atlántico, lo que reduce la actividad ciclónica en estas aguas, un fenómeno que no se espera que se produzca este año.

Categoría 4

El año pasado, tres huracanes de categoría 4 azotaron las costas de Estados Unidos, con una cuantificación de daños de unos 200.000 millones de dólares.

En 2017 se batieron otros récords: fue también la más activa desde 2005, con 17 tormentas, de las cuales 10 fueron huracanes, seis de ellos de categoría mayor.

La temporada de 2016 en el Atlántico fue también más intensa de los normal y trajo el destructor huracán Matthew, de categoría 5, que dejó a su paso por Haití al menos 500 muertos.

Superhuracanes en cuestión de horas

Harvey, Irma y María, los huracanes más destructivos de 2017, no sólo tuvieron en común su descomunal fuerza.

Otra característica que preocupa a los científicos es que se fortalecieron muy rápidamente antes de llegar a tierra, pasando a categoría de “gran huracán” en pocas horas.

Si este tipo de fenómeno se repite en el futuro como consecuencia del cambio climático, los riesgos para el sector turístico también van a multiplicarse. Ver también Huracanes exprés, nuevo riesgo para el turismo



Source link

Loading...

Leave a Comment