Casa Blanca declina condenar comentario de asistente sobre senador McCain

La Casa Blanca se negó el viernes a condenar los comentarios de una asistente especial del presidente Donald Trump, quien al rechazar la opinión del senador John McCain durante una reunión a puertas cerradas, dijo: “él se está muriendo de todos modos ”.

 

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo a los periodistas que no haría ningún comentario sobre una reunión interna de personal, pero dijo que Kelly Sadler, la asesora en cuestión, sigue trabajando en la Casa Blanca.

 

“No voy a validar una filtración de una reunión interna de personal de una manera u otra”, señaló.

 

El senador McCain, un piloto de la Marina que fue torturado en cautiverio durante la Guerra de Vietnam, instó a sus colegas senadores a rechazar a Haspel. El miércoles dijo que cree que ella es una patriota que ama el país, pero que “su negativa a reconocer la inmoralidad de la tortura es descalificante”.

Haspel enfrentó el miércoles el interrogatorio del Comité de Inteligencia del Senado sobre su rol en la supervisión de algunas operaciones de la CIA después de los ataques del 11 de septiembre. Ella le dijo a los senadores que no cree que la tortura funcione como una técnica de interrogatorio.

El incidente ocurrió el mismo día en que un general retirado de la Fuerza Aérea llamó a McCain “John el pájaro cantor” durante una entrevista en Fox Business Network, por supuestamente proporcionar información a los norvietnamitas cuando fue prisionero de guerra. Una vocera de Fox dijo el viernes que el teniente general retirado Thomas McInerney no volverá a ser invitado a la cadena.

Dos personas que escucharon el comentario de Sadler el jueves sobre John McCain y hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato dijeron que se sintieron “impactados y atónitos” por el comentario.

 

CNN citó a un funcionario de la Casa Blanca quien dijo que Sadler hizo el comentario como una broma, pero que fracasó.

La Casa Blanca no negó la observación y emitió una declaración que decía: “Respetamos el servicio del senador McCain a nuestra nación y él y su familia están en nuestras oraciones durante este momento difícil”.

John McCain, senador republicano de Arizona de 81 años, está luchando contra el cáncer cerebral. El senador regresó a Arizona en diciembre de 2017 después de recibir un diagnóstico de glioblastoma, un cáncer cerebral agresivo.

Familia McCain responde a menosprecios

La hija del senador John McCain descartó los ataques contra su padre enfermo, diciendo que “nadie va a recordar” a los que lo menospreciaron.

Meghan McCain defendió a su padre el viernes en “The View”, un programa de televisión del cual es coanfitriona, diciendo que quienes menosprecian a su padre son personas sin importancia.

 

“Se hablará del legado de mi padre por cientos y cientos de años”, afirmó, y también se preguntó por qué los que atacan a McCain todavía siguen empleados.

 

“No entiendo el tipo de entorno en el que estás trabajando, donde eso sería aceptable y puedes venir a trabajar al día siguiente y todavía tener empleo”, dijo Meghan McCain.

El jueves por la noche después de que se informaran los comentarios de Sadler, la esposa de McCain, Cindy, publicó en Twitter: “Permítanme recordarles que mi esposo tiene una familia, 7 hijos y 5 nietos”.

Trump y McCain relación problemática

John McCain y el presidente Donald Trump tienen una relación problemática.

Durante la campaña electoral presidencial, Trump dijo de McCain: “No es un héroe de guerra. Es un héroe de guerra porque fue capturado. Me gustan las personas que no fueron capturadas”.

McCain volvió a Washington el año pasado desde Arizona para emitir un voto decisivo en contra de la derogación de la asistencia médica republicana.

Trump luego dijo a la Conferencia de Acción Política Conservadora que “a excepción de un senador, que entró a una habitación a las 3 en punto de la mañana e hizo esto” – Trump hizo una seña con un pulgar hacia abajo – “hubiéramos tenido atención de salud” (reforma) también “.

La multitud abucheó y Trump agregó: “No usaré su nombre”.

Este viernes, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, disputó la idea de que el presidente había marcado un tono que alentaba comentarios despectivos como el de la asistente Sadler.

 

“Respetamos a todos los estadounidenses y eso es lo que tratamos de presentar en todo lo que hacemos tanto en palabras como en acción”, dijo Sanders.



Source link

Loading...

Leave a Comment