Trayectoria y biografía de la poeta Salome Ureña

Nacio en la ciudad de santo domingo el 21 de octubre de 1850 y murio el 6 de marzo de 1897. Hija del poeta Nicolas Ureña de Mendoza y Gregoria Diaz. Gran poetisa y educadora dominicana de grandes proyecciones, discipula y esposa del gran humorista Francisco Henriquez y Carvajal. Madre de Don Pedro, Maximiliano y Camilo Henriquez Ureña.

Siguiendo la trayectoria de Eugenio Maria de Hostos y con su ayuda instituye la formación de la mujer creando la primera escuela normal para mujeres el “instituto de señoritas” donde se formaron las primeras maestras dominicanas.

Trayectoria y biografía de la poeta Salome Ureña

Su formación cultural y apreciado amor a la lectura la aprende de su padre. La lectura de textos literarios correspondientes a la literatura clásica española, le permite aumentar su caudal cultural que le sirvió de inspiración a su esmerada obra poética.

Salomé Ureña Díaz, se casó el 11 de febrero de 1880 con el escritor y educador Francisco Henríquez y Carvajal con quien procreó y educó a sus hijos: Francisco, Pedro, Max y Camila.

La vida de Salomé Ureña de Henríquez, se centra en su obra como poetisa, madre y educadora.

MUJER EDUCADORA 

Su gran sentido del patriotismo la hizo comprometerse con la formación y educación de la mujer. El 3 de noviembre de 1881, junto a su esposo, funda en la calle 19 de marzo #56 el “Instituto de Señoritas”, primer plantel femenino de enseñanza superior en la República Dominicana. En 1887 se gradúan las primeras maestras del Instituto y de la República.

El memorable Instituto funcionó bajo su dirección hasta diciembre 1893, cuando fue clausurado para propiciar un descanso y recuperación física de Salomé Ureña.

Reabre sus puertas en enero 1896, conducido por las hermanas Luisa Ozema y Eva Pellerano Castro; en 1897 cambia su nombre en “Instituto de Señoritas Salomé Ureña”.

La muerte de Salomé Ureña de Henríquez, ocurrió el 6 de marzo de 1897, recibiendo las más altas muestras de afecto y reconocimiento de parte del pueblo dominicano por su labor de educadora y poeta, así como el homenaje de ilustres personajes de la vida social y cultural dominicana y de Latinoamérica.

Le dieron sepultura en la Iglesia de Las Mercedes, posteriormente trasladada al Panteón Nacional.

Dentro de estas primeras discipulas encontramos los nombres de: Eva Maria Pellerano, Luisa Ozema Pellerano, Anacaona Moscoso Sanchez, Ana Josefa Puello, Leonor M. Feltz, Catalina Francisca Pou Arvelo y Mercedes Laura Aguiar.

En esta titanica labor nos dedico doce años de su vida las que suspendio por su delicada salud (de 1881 a 1893) recordemos que murio cuatro años despues. La Patria fue motivo de sus mas hermosos poemas entre los que encontramos:

  • Recuerdos a un proscrito.
  • A la patria.
  • A los dominicanos.
  • La gloria del progreso.
  • Diez y seis de agosto.
  • .
  • Homenaje a Billini.
  • 27 de febrero.
  • La llegada del invierno.
  • A Quisqueya y Hecatombe.
  • La fe en el porvenir.
  • El cantor de mis cantores.
  • Mi ofrenda a la patria.
  • Sombras.
  • Sueños y Luz.

Nuestra poetisa y maestra junto con Jose Joaquin Perez y Gaston Deligne constituye la trilogia de los mayores de nuestra literatura.

Podriamos clasificar la poesia de Salome Ureña en:

  • La de caracter Patriotico.
  • Las que inspiro la musa de la civilizacion (“En defensa de la sociedad”, “La gloria del progreso”)
  • Los personales cuyo tema era el hogar.

En cada uno de esos generos dejo verdaderos modelos de versificacion.

Versificacion: La estrofa de cinco versos es la combinacion que uso en mucas de sus composiciones mas inspiradas, donde se mezclan versos endecasilabos con un quebrado de siete silabas. Ejemplo de esto lo es el poema RUINAS.

RUINAS

Memorias venerandas de otros días,
soberbios monumentos,
del pasado esplendor reliquias frías,
donde el arte vertió sus fantasías,
donde el alma expresó sus pensamientos.

Al veros ¡ay! con rapidez que pasma
por la angustiada mente
que sueña con la gloria y se entusiasma
la bella historia de otra edad luciente.

¡Oh, Quisqueya! Las ciencias agrupadas
te alzaron en sus hombros
del mundo a las atónitas miradas;
y hoy nos cuenta tus glorias olvidadas
la brisa que solloza en tus escombros.

Ayer, cuando las artes florecientes
su imperio aquí fijaron
y creaciones tuviste eminentes,
fuiste pasmo y asombro de las gentes,
y la Atenas moderna te llamaron.

Águila audaz que rápida tendiste
tus alas al vacío
y por sobre las nubes te meciste:
¿por qué te miro desolada y triste?
¿dó está de tu grandeza el poderío?

Vinieron años de amarguras tantas,
de tanta servidumbre;
que hoy esa historia al recordar te espantas,
porque inerme, de un dueño ante las plantas,
humillada te vio la muchedumbre.

Y las artes entonces, inactivas,
murieron en tu suelo,
se abatieron tus cúpulas altivas,
y las ciencias tendieron, fugitivas,
a otras regiones, con dolor, su vuelo.

¡Oh, mi Antilla infeliz que el alma adora!
Doquiera que la vista
ávida gira en tu entusiasmo ahora,
una ruina denuncia acusadora
las muertas glorias de tu genio artista.

¡Patria desventurada! ¿Qué anatema
cayó sobre tu frente?
Levanta ya de tu indolencia extrema:
la hora sonó de redención suprema
y ¡ay, si desmayas en la lid presente!

Pero vano temor: ya decidida
hacia el futuro avanzas;
ya del sueño despiertas a la vista,
y a la gloria te vas engrandecida
en alas de risueñas esperanzas.

Lucha, insiste, tus títulos reclama:
que el fuego de tu zona
preste a tu genio su potente llama,
y entre el aplauso que te dé la fama
vuelve a ceñirte la triunfal corona.

Que mientras sueño para ti una palma,
y al porvenir caminas,
no más se oprimirá de angustia el alma
cuando contemple en la callada calma
la majestad solemne de tus ruinas.

Loading...

Leave a Comment